• Jose Sanchez

La calidad del líquido, Fluido o la liga de frenos es fundamental para tu seguridad


El líquido o fluido de frenos es fundamental para tu seguridad y la de los demás, ya que es el responsable de transmitir la fuerza ejercida sobre el pedal de freno a las pastillas, para detener así el movimiento de las ruedas.

Su funcionamiento se basa en un sistema de circuito cerrado a presión que además tiene la función de absorber una parte del calor generado por la fricción de las pastillas y el disco. Esto significa que el líquido de frenos está sometido a elevadas temperaturas, por lo que debe mantener los niveles de temperatura de ebullición altos para un rendimiento efectivo y seguro.


Debido al paso del tiempo, el uso y la humedad, el líquido de frenos pierde un 10% de la temperatura del punto de ebullición al año, lo cual es muy peligroso. En la conducción, eso se traduce en un pedal más blando. Por eso, es fundamental revisar el líquido de frenos con frecuencia, o bien cambiarlo cada dos años o al cumplir el kilometraje indicado por el fabricante.


Cómo revisar el líquido de frenos:


1. Debemos abrir el capó del coche, siempre con el motor apagado y frío. Localizamos entonces el depósito del líquido de frenos, que suele encontrarse en el lado del conductor.

2. En los vehículos modernos el depósito del líquido de frenos permite ver a trasluz la cantidad de fluido que contiene, por lo que solo debemos asegurarnos de que el nivel se encuentra entre los indicadores mínimo y máximo.

3. Verificamos el color del líquido de frenos. La mayor parte de marcas y modelos suele ser ligeramente transparente y amarillento. Una coloración marrón más oscura indica que el fluido es muy viejo y que necesita ser cambiado.

4. Si debemos reemplazarlo, hay que asegurarse de que introducimos el tipo de líquido de frenos correspondiente para ese vehículo: DOT 3, DOT 4 o DOT 5.1, con puntos de ebullición de 205ºC, 230ºC y 260ºC respectivamente.

5. Existen diversos métodos para su sustitución. El más común es el de purga por gravedad, aunque también existen algunos modelos por presión o succión como el que utilizamos en nuestros centro de #Servicios de @FrenosPopeye . En cualquier caso será necesario un recipiente para recoger el líquido de frenos usado.


Pruebas profesionales para revisar el líquido de frenos


En los talleres de Frenos Popeye y Frenos de Calidad podemos revisar el líquido de frenos en pocos minutos. Con la ayuda de un testador electrónico de frenos sabremos con precisión cuál es el nivel de humedad del líquido de frenos, y te diremos si necesitas cambiarlo.

Es muy importante no mezclar bajo ningún concepto el líquido de frenos con agua. Ten en cuenta que apenas un 3% de agua mezclada con el líquido puede disminuir su punto de ebullición en un 40%, lo cual representa un serio peligro para la conducción.




8 visualizaciones0 comentarios